Tech-Predictions-2016.jpgLa vida proviene de la vida.

En la actualidad la ciencia moderna ha hecho muchos desarrollos en el conocimiento material, dicho conocimiento se basa en la observación y experimentación de objetos materiales, la ciencia con sus múltiples ramas y descubrimientos que ha eliminado los tabúes que agobiaban al hombre, se ha vuelto en cambio el tabú más grande de todos. La ciencia controla hoy por hoy todos los aspectos de la vida moderna, y el ser humano la está emplazando en el lugar que desde tiempos inmemoriales ocupaban Dios, atribuyéndose la imposible capacidad de poder resolver todos los problemas y todas las preguntas del hombre.

Los científicos modernos están acosados por infinidad de dudas y divisiones internas, pero actualmente no se puede apelar en contra del poder de la ciencia sin arriesgarse a ser acusado de irracional o loco. Ellos mantienen sus postulados basándose esencialmente en la fe, frente a toda clase de objeciones científicas, y en dado caso que alguna teoría científica sea derrocada, los científicos se las ingenian para adaptar sus propias teorías al nuevo conocimiento o crean nuevas, también basadas en la especulación mental y la fé.

La ciencia explica que la vida surgió gradualmente a partir de sustancias químicas, de un “caldo original” compuesto de aminoácidos, proteínas y otros ingredientes fundamentales. Aun así, los mismos científicos reconocen en sus revistas y discusiones privadas, que su teoría enfrenta dificultades grandes y a veces insuperables..

Analizar la materia por sí misma no puede explicar la existencia de vida. Por ejemplo podemos tener dos cuerpos iguales, uno vivo y otro muerto, ambos tienen las mismas sustancias, y son idénticos materialmente hablando. la diferencia principal que que uno tiene alma y el otro no.

He aquí otro ejemplo. Supóngase que alguien vive en un apartamento y luego lo abandona. Esa persona se ha ido, pero muchas otras entidades vivientes permanecen ahí: hormigas, arañas, etc. Así que no es verdad que simplemente porque haya dejado el apartamento, éste ya no puede alojar vida. Hay otras entidades vivientes que aún viven ahí. Lo único que ha ocurrido es que el habitante  —un ser viviente individual— se ha ido. Las sustancias químicas del árbol son como el apartamento: simplemente constituyen el medio ambiente en el que la fuerza individual —el alma— pueda actuar. Y el alma es un individuo. Yo soy un individuo, y, por lo tanto, puedo abandonar el apartamento. De igual manera, los microbios son también individuos; ellos tienen una conciencia individual. Si se están moviendo en una dirección pero de una u otra forma quedan obstaculizados, piensan: “Voy a ir por el otro lado”. Tienen personalidad. “Karandhara”: Pero en un cuerpo muerto no hay personalidad. ¿Cómo se puede explicar esto a través de la ciencia?

8129f14e4e6132bcc0695711155c566b_i-78.jpgEn cambio las escrituras explican esto muy simplemente. dentro de el cuerpo material hay un alma viva, y esta es la que anima a la materia inerte.  El alma individual nunca se pierde, no muere ni nace. Simplemente cambia un cuerpo por otro, tal como uno se cambia de ropa. Eso es ciencia perfecta. Krishna hace que la presencia de la vida dentro del cuerpo sea muy fácil de entender. Él dice:

dehino ’smin yathā dehe
kaumāraṁ yauvanaṁ jarā
tathā dehāntara-prāptir
dhīras tatra na muhyati
Bg 2.13

Así como en este cuerpo el alma encarnada pasa continuamente de la niñez a la juventud y luego a la vejez, de la misma manera el alma pasa a otro cuerpo en el momento de la muerte. A la persona sensata no la confunde ese cambio.

El alma es la conciencia.

En El Bhagavad-gita se describe como una partícula atómica y antimaterial. En sánscrito como atma. El alma es la fuerza vital de todos los seres vivientes y es la fuente energética que los mantiene vivos. La energía del atma se difunde por de todo el cuerpo, esta corriente del alma es conocida como conciencia. Aún cuando no podemos ver el alma, su presencia puede ser entendida por la presencia de la conciencia.

Podemos aceptar la presencia del alma en todos los cuerpos vivientes (humanos, animales o vegetales) porque percibimos en ellos los síntomas de la conciencia. En el caso opuesto, podemos sentir la ausencia del alma después de la muerte porque no vemos síntomas de conciencia en un cuerpo muerto.

Bg 2.20 — Para el alma no existe el nacimiento ni la muerte en ningún momento. Ella no ha llegado a ser, no llega a ser y no llegará a ser. El alma es innaciente, eterna, permanente y primordial. No se la mata cuando se mata el cuerpo.

Las características del alma son asombrosa.

āścarya-vat paśyati kaścid enam
āścarya-vad vadati tathaiva cānyaḥ
āścarya-vac cainam anyaḥ śṛṇoti
śrutvāpy enaṁ veda na caiva kaścit
Bg 2.29

Algunos consideran que el alma es asombrosa, otros la describen como asombrosa, y otros más oyen hablar de ella como algo asombroso, mientras que hay otros que, incluso después de oír hablar de ella, no logran comprenderla en absoluto.

La jῑva es una porción de la potencia tatastha (línea fronteriza) de Śrῑ Krishna, la cual existe simultáneamente como diferente y no diferente de Él —es decir, es cualitativamente igual a Krishna, pero cuantitativamente distinto—.

Aquí una descripción de las características del alma que se muestra en el Bhagavad-gita.

Bg 2.22 — Así como una persona se pone ropa nueva y desecha la vieja, así mismo el alma acepta nuevos cuerpos materiales, desechando los viejos e inservibles.

Bg 2.23 — Al alma nunca puede cortarla en pedazos ningún arma, ni puede el fuego quemarla, ni el agua humedecerla, ni el viento marchitarla.

Bg 2.24 — Esta alma individual es irrompible e insoluble, y no se la puede quemar ni secar. El alma está en todas partes, y es sempiterna, inmutable, inmóvil y eternamente la misma.

Bg 2.25 — Se dice que el alma es invisible, inconcebible e inmutable. Sabiendo esto, no debes afligirte por el cuerpo.

Las cualidades específicas de la jῑva la hacen sorprendentes. A diferencia de la materia que es temporal e ilusoria, la jῑva es eterna y tiene una naturaleza espiritualmente eterna. Dicha naturaleza es servir siempre a Śrῑ Krishna.

Cada alma es una parte fragmentaria eterna de Śrῑ Krishna. Śrῑ Krishna es trascendentalmente infinito y las jῑvas son partículas infinitesimales emanando de Él.  Śrῑ Krishna es el todo trascendental y las jῑvas son las partes atómicas del todo; ambos son similares respecto a la cualidad de la consciencia o animación, pero diferentes y eternamente distintos en cuanto al aspecto cuantitativo.

La energía del alma proviene de Dios. El alma constitucionalmente ligada a Krishna de la siguiente manera:  Śrῑ Krishna es la eterna atracción y las jῑvas son atraídas por Él. Śrῑ Krishna es el gobernador supremo del universo y las jῑvas son las gobernadas. Śrῑ Krishna es el Señor que observa y las jῑvas son observadas. Śrῑ Krishna es el todopoderoso ser supremo y las jῑvas son impotentes en comparación, a menos que sean empoderadas por Él. Cuando el alma exhibe esta función original de servicio amoroso, sus características naturales se manifiestan gradualmente.

SB 4.20.7 — El alma individual es una, pura, inmaterial y con refulgencia propia. Es el receptáculo de todas las buenas cualidades, y está en todas partes. Carece de coberturas materiales, y es el testigo de todas las actividades. Se distingue completamente de las demás entidades vivientes, y es trascendental a todas las almas encarnadas.

SB 4.20.8 — Aunque permanezca en la naturaleza material, aquel que goza de ese modo del conocimiento pleno sobre el ātmā y Paramātmā, nunca se ve afectado por las modalidades de la naturaleza material, pues siempre mora en Mi servicio amoroso trascendental.

Tan pronto como entendamos la naturaleza del alma, podremos empezar a entender la naturaleza de Dios. Por realizar al alma a través de las enseñanzas de El Bhagavad-gita, gradualmente re-despertaremos nuestras cualidades originales de eternidad, conocimiento y bienaventuranza. Sólo entonces nuestra olvidada relación con Krishna, Dios, podrá ser revivida.

-Ejercicios-

Escuchemos y meditemos por unos momentos en el siguiente verso:

avyakto ’yam acintyo ’yam
avikāryo ’yam ucyate
tasmād evaṁ viditvainaṁ
nānuśocitum arhasi
Bg 2.25

Se dice que el alma es invisible, inconcebible e inmutable. Sabiendo esto, no debes afligirte por el cuerpo.

Primero: cantaremos el Mahamantra 108 veces en voz alta.

Segundo: cantaremos el Mahamantra 108 veces en voz baja.

Tercero: cantaremos el Mahamantra 108 veces en la mente.

Realizar 108 repeticiones de Respiración Completa.

Recomendamos seguir la meditación con el audio que puedes descargar aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s